Conservar es producir sosteniblemente, es la premisa que sostiene ANCON para llevar a la práctica un concepto de desarrollo sostenible basado en el aprovechamiento sostenible de la biodiversidad. El proyecto “Apoyo al uso del capital natural de la Reserva Natural de Punta Patiño” (RNPPP) demostró que sí es posible integrar el desarrollo y la conservación.

Lo que inició con un capital semilla de la Secretaria Nacional de Ciencia y Tecnología (SENACYT) contó luego con el apoyo decidido del Fondo Multilateral de Inversión del Banco Interamericano de Desarrollo (BID/FOMIN), el proyecto emprendió actividades en la Reserva Natural de Punta Patiño con las comunidades indígenas emeberá-wounan y afrodarienitas de Cémaco y Taimatí. Tres años después el proyecto consiguió resultados importantes. En el plano productivo, una planta de procesamiento de aceite de coco, prensado en frío, con su permiso sanitario de operación, ubicado en la sede de la Reserva, 16 hectáreas de cultivos de coco en asocio con otros productos de consumo familiar como el plátano, el café, el achiote y la yuca en las comunidades locales y en la RNPPP y finalmente, un producto de alta calidad y que cuenta con Registro Sanitario 0482 (9/3/2016) para ser comercializado.

En el plan organizacional las comunidades fueron empoderadas con conocimientos en administración y asociatividad mediante talleres de buenas prácticas de manufactura y técnicas de comercialización. En total, 148 personas aprendieron técnicas y métodos para aprovechar los recursos agroforestales de una manera sostenible y compatible con la conservación del bosque. Hombres y mujeres participaron de las actividades del proyecto, tanto en la construcción de la planta, el mantenimiento de los cultivos de coco, así como en la venta local de bisuterías y artesanías de la concha del coco. En los tres años se movilizaron recursos por más de US$ 12,000 en la economía local de las dos comunidades participantes.

Hoy termina un proyecto que ANCON empujó con esmero, dedicación y pasión. El fruto más emblemático es la creación de ARTESAN DE PANAMA S.A. como la figura legal encargada de la comercialización del aceite de coco y de perseguir nuevas oportunidades a partir de otros derivados del coco. El mercado local de aceite de coco es importante y el aceite de ARTESAN es el único aceite de coco de producción panameña que cuenta con todos los registros de producción y comercialización. La mayor singularidad de este emprendimiento naciente es que ARTESAN es una empresa social y persigue los siete Principios y Criterios de Biocomercio, donde los más importantes son, la conservación de la biodiversidad, el uso sostenible de la biodiversidad y la distribución justa y equitativa de los beneficios. ARTESAN tiene un acuerdo de distribución de beneficios con las comunidades socias -Cémaco y Taimatí- para distribuir las utilidades netas anuales en porcentajes equiparables.

Si bien ARTESAN es el nuevo líder de esta iniciativa, ANCON no se despide de este emprendimiento y reitera su compromiso a acompañarlo para asegurar que se cumplan los criterios de sostenibilidad social y ambiental con el que se originó, y recoge lecciones para emprender nuevos aprovechamientos de recursos naturales nativos en el marco del biocomercio y con el involucramiento de las comunidades locales de la Reserva Natural de Punta Patiño y la región del Darién

Leave a Reply

Your email address will not be published.Email address is required.